microphones in the trees: holly golightly & the brokeoffs

Wednesday, April 18, 2007

holly golightly & the brokeoffs

"Oh Holly, you get us every time! With her timeless voice and snarly attitude, Golightly is one of the fiercest singers and songwriters of our time! With her new band The Brokeoffs we get to hear her take a break from her usual garage juke joint gems and explore the moonshine drenched world of Appalachia. From sparse country ballads to haunting blues, this record shows that no matter what musical direction Golightly takes on, the results are always fantastic. Musically, it's almost like a stripped down version of those haunting Tom Waits soundscapes, with an ever so wonderfully warped country twang and then of course the icing on the cake is Golightly's spot on vocals and delivery which make the songs so immediate and engaging. So nice!" aquarius
"The Brokeoffs are Holly Golightly and Lawyer Dave. They have been mapping this record out for years. And now, at last, good luck has landed them in the same place, at the same time, for just long enough to make their debut album. 'You Can't Buy A Gun When You're Crying' was lovingly recorded at Ramshackle Studios during New Year celebrations in 2007. It is a winding, dirt track of a record. It's pitted with potholes, but they're walking it with ease.They're enjoying stumbling along, tipping grit from their boots and soaking their sore feet in the creek. The Lawyer and Holly proudly present their first joint offering and invite y'all to join them on their travels awhile." damaged goods
"Catorcephenia 9: El Discómano
Mis discos se multiplican por todas partes como panes y peces bíblicos, y no sé como he llegado a tener tantos. Pero miento; lo sé perfectamente. Mi devoción hacia el gospel del desafino punk, hacia el soul de la América negra, se transmuta en esas toneladas de álbumes que ocupan casa y cabeza por igual.
“¿Qué haces?”, me pregunta Naranja, que sabe de sobras lo que estoy haciendo.
Estoy sentado en el suelo mirando con ojos de Capitán Ahab la estantería Expedit llena de LPs, tratando de decidir cuáles son los prescindibles. Hace unas semanas Naranja –mi novia de calabaza, mi novia de piel mimetizada- decidió que teníamos que mudarnos, y que teníamos que deshacernos de ‘cosas inútiles’ (o sea: mis discos).
Traté de postergar el momento de la purga con todo tipo de excusas hasta hoy, en que su mirada de Gremlin colorado me ha dado un par de empujones psíquicos.
“¿O es que no quieres mudarte?”, me espeta.
“Mudarme me hace tanta ilusión” -como extirparme un testículo con una cuchara de servir helados- “como a ti y lo sabes”, le digo con cara de Heidi. Decidir qué discos van a irse me hace sentir cruel como un doctor de las SS seleccionando a los que van a ser gaseados.
“No necesitas tantos discos”, me dice, acercándose a la estantería. Saca uno al azar y lo sostiene como si fuese un plato sopero lleno de vómito. “Éste, por ejemplo. ¿Lo necesitas de verdad?”.
“Cógelo bien, por favor”, le suplico.
Ella desliza el vinilo fuera de la funda y mira el sello con ojos de diseccionar ratas peludas y gordas. “¿Por qué lo necesitas tanto?”, pregunta. “¿Qué es esto?”
“Cógelo bien, por Dios” suplico por segunda vez. “Esto, como tu lo llamas, es un LP de un grupo rarísimo de pop inglés de los sesenta llamado The Koobas. Amo este disco. Lo amo con una devoción que sólo las madres de mamíferos tienen hacia sus cachorros”.
“Seguro que es una brasa”, me responde.
“Seguro. ¿Puedes cogerlo bien, por el amor de Cristo?”
Naranja lo deja caer sobre mis manos como si fuese una patata caliente. “Tiene pinta de ser una brasa”, finaliza.
Lo que Naranja define como brasa es, en realidad, un complejo universo a cuyo alrededor doy vueltas como un Sputnik de la obsesividad. Esos miles de discos son lo más importante del mundo para mí; desde luego más importantes que personas humanas. El enloquecido amor hacia esos discos es un club privado en el que, como decía Jonathan Lethem, nunca sabrás si tu solicitud ha sido rechazada. Mi beligerancia absoluta al hablar de ellos me separa de todos aquellos aficionados a los que sólo les ‘gusta’ la música. Lo que yo sufro es una obcecación inhumana, un destino, un ansia maligna. Al igual que el Roquentin de ‘La Náusea’, al igual que el anónimo protagonista del ‘Principiantes’ de McInnes, sólo esos discos me dan la paz y la excitación alternadas que mi alma reclama a aullidos. Nada es más importante que esos discos; esos discos, en pocas palabras, son yo.
“Qué tontería. Tú eres tú”, responde Naranja, que ha vuelto para encontrarme a punto de sollozar. “A ver, ¿de qué has decidido deshacerte?”
Le señalo un disco solitario, alejado de mis montones. “De ése”.
Naranja se agacha para recogerlo, y veo el vapor saliendo de sus orejas. “Pero si este disco es mío”, me dice.
“Mío, desde luego, no es”.
Kiko Amat (extraído del blog La Escuela Moderna, extraído a su vez de un artículo publicado en el suplemento Cultura/S de La Vanguardia el día 31 de agosto del 2005)
Holly y Lawyer Dave compartían sueños y objetivos desde hacía muchos años, y un amor desmedido por los discos antiguos. de ahí que haya surgido algo tan increíblemente bonito como esa versión de Whoopie Ti Yi Yo, a golpe de banjo y envuelta con un aroma de folk etílico y vaporoso. rindiendo tributo al espíritu de Cisco Houston, Pete Seeger, Woody Guthrie...
devil do (mp3)

6 comments:

ana said...

"As I was a-walking one morning for pleasure,
I spied a young cowpuncher a-riding alone.
His hat was throwed back and his spurs was a-jingling,
As he approached me a-singing this song.

Whoopee ti yi yo, git along, little dogies,
It's your misfortune and none of my own,
Whoopee ti yi yo, git along, little dogies,
For you know Wyoming will be your new home.

Some fellows goes up the trail for pleasure,
But that's where they've got it most awfully wrong,
For you haven't an idea the trouble they give us,
As we go a-driving them dogies along.

Whoopee ti yi yo, git along, little dogies,
It's your misfortune and none of my own,
Whoopee ti yi yo, git along, little dogies,
For you know Wyoming will be your new home"

Little Turtle said...

:)
VIVA KIKO

así comienza la glosa a los dexys de este mes en la rdl:

"Kevin Rowland es Dios, y yo Juan El Evangelista. Porque con Dexys Midnight Runners sucede como con los Evangelios; empezaron con Pablo en el año 51, y la resurrección se narraba en términos espirituales. Cuando llegamos al evangelio de Juan en el 95, ya hay un terremoto, dos ángeles y ascensión física a los cielos. así, durante años he sido Juan y he estado cerca de atribuirle milagros al británico Kevin Rowland..."

Stereotopffer said...

Que bonito texto, yo me siento igual con mis tebeos.

Por cierto, gran blog, no sé si te lo he dicho antes, lo sigo desde hace rato. Muy buen gusto.

Uno de San Miguel de Oia exiliado en Madrid.

ana said...

hola miguel, san miguel de oia es la parroquia que pertenece a vigo? somos vecinos! seguro que me equivovo pero siempre he pensado que existían dos san miguel de oia. precioso el monte, anda que no habremos ido veces a correr o a pasear :)

ana said...

"Kevin Rowland es Dios, y yo Juan El Evangelista. Porque con Dexys Midnight Runners sucede como con los Evangelios; empezaron con Pablo en el año 51, y la resurrección se narraba en términos espirituales. Cuando llegamos al evangelio de Juan en el 95, ya hay un terremoto, dos ángeles y ascensión física a los cielos. así, durante años he sido Juan y he estado cerca de atribuirle milagros al británico Kevin Rowland..." :DD

Stereotopffer said...

Pues que yo sepa solo hay un San Miguel de Oia, extremando con Saians y su maravillosa playa (aunque cada año esté más llena), con su merendero, y sus paradas del 11.