microphones in the trees: our daily bread

Sunday, January 10, 2010

our daily bread

como activista y defensor de los derechos de los animales mi opinión podría condicionar la recomendación de nuestro pan de cada día pero no quisiera caer en la subjetividad, si es posible no hacerlo a la hora de emitir una opinión. tanto el afán abolicionista descrito en el festival de atrocidades detallado con precisión de cirujano en earthlings o el bienestarismo sensacionalista de food, inc se presentan como documentales cargados de mensajes explícitos, en 'earthlings' se muestra la cruda y salvaje realidad que sufren los animales no humanos y en 'food, inc' los disparos se centran más en las consecuencias que sufren los animales humanos en un festival de datos demoledores para espectadores ávidos de información.

'our daily bread' es otra cosa, es cine, y del bueno. sin diálogos, comentarios, entrevistas, ni cámaras ocultas, sin más guión que un paseo por las fábricas de alimentos antes llamadas granjas, invernaderos o campos de cultivo. nikolaus geyrhalter, el responsable, es fotógrafo y eso le da un plus a una película cargada de planos estáticos en los que desgraciadamente se adivina un horizonte tan lejano como desalentador, sólo algún travelling ocasional altera el ritmo, siempre en manos de la maquinaria con su aterrador sonido. y ahí reside la grandeza de la peli, preocupada sólo de mostrar la realidad escondida tras los productos, felizmente envasados bajo etiquetas inspiradas en un máster de marketing maquiavélico, exhibidos sin vergüenza alguna en los lineales que inundan los supermercados. alimentos producidos en paisajes completamente deshumanizados y no porque muestre la agonía de los animales con especial énfasis, la empatía es indiferente hacia pollos, peces, calabacines o campos de girasoles rociados con pesticida. nikolaus geyrhalter ofrece una visión aséptica del capitalismo similar a la que haneke retrató, hablando de violencia, en funny games (la original, no el absurdo remake). haneke no necesitó litros de sangre, interactúa y juega con el morbo del espectador partícipe en todo momento de los juegos macabros del par de adolescentes demostrando que somos mucho peores de lo que creemos porque no somos capaces de apartar la mirada, geyrhalter juega un poco con lo mismo porque a medida que la secuencia de imágenes va desfilando uno debería sentirse bastante mal siendo partícipe de un espectáculo tan desolador al recordar lo que esconde su nevera. humanos convertidos en máquinas, matarifes autómatas, despellejadores tratando a los animales como tornillos en una cadena de montaje. si después de ver esta película no cambias tus hábitos de consumo debería decirte con mucho dolor que eres igual de frío y estéril que esos trabajadores, o tal vez más, porque tú no tienes necesidad alguna de seguir alimentando a ese monstruo llamado capitalismo capaz de arrebatarle al ser humano su don más preciado, la compasión. el infierno, perdón, el progreso, existe, geyrhalter lo ha filmado. pasen y vean.

click

11 comments:

rafa said...

descargar el reproductor de veoh lleva dos minutos y permite ver la película online en alta calidad.

Anonymous said...

Descargué el Veoh, pero al hacer click no sale nada.

Si puedes sugiere otra manera de ver online la peli.

Gracias.

rafa said...

qué raro que no salga nada, a ver si estaba petado el servidor o algo, yo si pulso me sale la peli. otra opción es megavideo pero el streaming es muy lento y la calidad deja mucho que desear.

Anonymous said...

hi, miss all the post. bring back some good stuff. thx

ana said...

this is good stuff too, thanks anyway

Anonymous said...

yes, it is. what i meant is so long between post. days even. still best blog out there. thanks.

Elena Duque said...

Gracias por el enlace! Walter me habló de esta película y le tenía ganas. Ya tengo recomendación de dos fuentes fiables ;)

Anonymous said...

I want not concur on it. I think polite post. Especially the designation attracted me to be familiar with the sound story.

Anonymous said...

En la secuencia de la señora que va sacando uno a uno pollitos de una caja, y tira un par de ellos debajo de la mesa, ¿Para que se hace eso?

Vivimos en una sociedad cruel.

Rumor said...

es tan cruel que no podría verlo, porque no podría vivir con esas imágenes dentro de mi cabeza...me resulta imposible

rafa said...

mmmmm lo verdaderamente cruel es no verlo. si no lo ves porque no podrías vivir con esas imágenes en la cabeza, seguirás siendo cómplice de esas imágenes. si por el contrario lo ves, llegarás a un punto en el que cambiarás y dejarás de formar parte de ese festival de atrocidades.
ya sé que es difícil, pero si lo es para ti, imagínate cómo será para todos esos animales.