microphones in the trees: the dark knight

Sunday, September 07, 2008

the dark knight

¡¡madre mía!!

3 comments:

caro said...

La mejor interpretación me parece la de Gary Oldman y le sigue Heath Ledger. Pero, para mi Jocker siempre será ese bufón irónico y mordaz de Jack Nicholson. En esta entrega, acción a tutiplén. Echo de menos el punto oscuro y algo más introspectivo de la anterior de Nolan...

(no te imaginaba seguidor del murciélago)

:**

luismi said...

A mí ahora la interpretación de Nicholson se me hace rancia (o por lo menos su maquillaje). La verdad es que ya se me hizo rancia cuando salí del cine hace casi 20 años ya.

De "The Dark Knight" me ha gustado todo. Y, sí, el papel de Legder es increible en sus matices, en la forma en la que mueve la boca (como los esquizos sometidos a psicofármacos durante años), su tono de voz entre gracioso y siniestro, su violencia explícita no-explícita (ya sabéis qué escena digo) y los robos (afortunados) de Nolan a "The Killing Joke" (el origen del Joker, el objetivo del Joker).

Para mí mejora la primera al tener más ritmo (y eso que es más larga). Me flipa la música (la mayor parte parece ruido). El gran éxito es que la película empieza y acaba... en la película. Uno se aleja del referente "literario", quicir: parece que Christopher Nolan se ha inventado por sí mismo un vigilante enmascarado vestido de murciélago y un psicótico con el pelo verde.

Aunque no sea así, ¿eh?

rafa said...

no puedo escribir gran cosa porque un orgasmo, por ejemplo, no se puede describir con palabras. tan sólo dos apuntes:

a) luismi tiene razón, gotham es como un new york cualquiera y que sea tan real acojona y mete en ambiente de verdad sin necesidad de cartón piedra. nolan es la repera.
b) el joker de nicholson estaba bien como el de la serie de cuando éramos peques, entrañable creo que es la palabra pero alejado de la esencia (habla un bat-friqui). pero el joker de ledger es una barbaridad, es tan real como el dolor del verdadero jack napier. es ése joker sabedor de que tiene una parte de razón que nadie puede arrebatarle, tan bien descrita en la broma asesina y llevada a la pantalla de una forma inimaginable.

de cuando se dice obra maestra.